El cloud computing ha pasado de ser tendencia a convertirse en una verdadera realidad en todas las empresas que utilizan cualquier tipo de servicio digital. La computación en la nube permite compartir recursos en lugar de tener servidores locales o dispositivos personales para manejar aplicaciones. ¿Lo mejor? Se paga por lo que se necesita. Permite tener acceso a una gran cantidad de recursos sin tener que asumir grandes costes.

Además, otra de las ventajas de apostar por la nube es la seguridad que brindan empresas de servicios de cloud computing como CiSGA. La compañía proporciona clouds administradas por un equipo de ingenieros que ofrecen asesoramiento personalizado, disponibilidad y soporte técnico las 24 horas, los siete días de la semana.

Tipos de nubes

Las compañías especializadas en servicios de cloud computing diferencian tres tipos de nubes, en función de la propiedad de la infraestructura. El uso de una tipología u otra dependerá de las  necesidades y modelos de cada empresa.

Nube pública

Se trata de servicios de cloud computing en los que la información se encuentra en servidores externos a las empresas, y por tanto se manejan por terceros. La principal ventaja de este tipo de nube es la capacidad de procesamiento y almacenamiento sin tener que instalar máquinas locales. Por tanto, no requieren una inversión inicial, ni tampoco un mantenimiento. Con los servicios de nube pública solamente se paga por lo que se usa, siendo una de las opciones más económicas.

Nube privada

Este tipo de servicios de cloud computing son de acceso exclusivo de la empresa y generalmente incluidos en infraestructuras internas. La localización de los datos en la propia empresa hace que los datos cuenten con mayor protección y seguridad.

El principal inconveniente de este tipo de nube es que requiere una inversión inicial importante, así como gastos de mantenimiento de las infraestructuras.

Nube híbrida

Estos servicios de cloud computing combinan los modelos de las nubes públicas y privadas. Es decir, la empresa dispone de un servicio de nube privada en su día a día pero para determinadas tareas o en picos de actividad alta necesita servicios de nube pública, con los que completar su sistema digital. Los beneficios de este tipo de nube son la seguridad y el control del cloud privado, unido a la flexibilidad y una inversión más moderada.

El futuro de los servicios de cloud computing

Los especialistas en cloud computing, como CiSGA, destacan que la tendencia de servicios de cloud computing será apostar por las nubes públicas. Explican que en los próximos años las nubes públicas van a ser las dominantes ya que se podrán entregar los servicios como una extensión del propio data center.

¿Quieres tener más información sobre el cloud computing y su uso empresarial? ¡No te pierdas este post con todas las claves!

Últimas noticias

Impulsando la Industria 4.0

/
Las nuevas tecnologías evolucionan hacia la Industria 4.0

CiSGA, centro de excelencia en servicios TIC

/
CiSGA se consolida como centro de excelencia